Información sobre la víbora de la muerte

La víbora de la muerte (Acanthophis) habita principalmente en la costa este de Australia, como también más al sur de Nueva Guinea.

Como su nombre lo indica, es una de las serpientes más mortíferas que existe en todo el mundo. El veneno que posee es muy tóxico y presenta una neurotoxina postsináptica que causa parálisis y debilidad muscular. Afortunadamente, existe un antídoto efectivo. Por ello, aunque sea una serpiente muy bella, es recomendable no acercarse a ella si se encuentra cerca.

El color de esta serpiente es marrón claro, como también puede ser algunas veces amarillo y naranja, con rayas marrones más oscuras, desde la cabeza hasta la cola.

La víbora de la muerte mide entre 0,70 y un metro. La cabeza es triangular y plana. Los colmillos que presenta son más largos que los que poseen la mayoría de las serpientes australianas.

La alimentación de este reptil se compone de animales pequeños y aves.

La reproducción de la víbora de la muerte es muy interesante, ya que no pone huevos como la mayoría de las serpientes, esta víbora da a luz a una camada viva.

La camada consta por lo general de entre 15 a 20 serpientes bebés. Al nacer los pequeños pueden cuidar de sí mismos completamente.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.